WhatsApp ¿Debemos desconfiar de la app de mensajería más famosa?

WhatsApp Debemos desconfiar de la app de mensajería más famosa

Nombrar a WhatsApp es sinónimo de cambios continuos y en gran medida polémicos. Desde su creación esta app ha llamado más la atención y llenado titulares en la web que cualquier otro programa parecido.

WhatsApp tiene una inmensa maquinaria con la cual contar para poder perpetuarse entre los usuarios de dispositivos de diferentes sistemas operativos, y tal como lo dije en un artículo pasado: esta sería la app que daría de qué hablar durante el 2016.

Pero apenas estamos entrando en el umbral de fin de año y WhatsApp pareciera no parar, incluso aún no contamos con la tan esperada videollamadas pero si ya hay cambios que de alguna forma han hecho que muchos desconfíen de ella

 Debemos confiar en WhatsApp

¿Debemos confiar en WhatsApp?

Hace algunos años, como todos saben muy bien,WhatsApp fue comprada por la exorbitante suma de 21 mil millones de dólares por Facebook, lo que a principio causó asombro y a la vez preocupación entre la comunidad mundial.

¿La razón? Facebook comercializa con nuestros datos para venderlos al mejor postor, es decir, a los grandes anunciantes quienes pueden acceder a estos datos para saber qué te gusta y qué no.

Basta con ingresar a esta aplicación web para saber qué tanto sabe Facebook de ti como para pensar si de verdad tu vida te pertenece y no es más que un eslabón en toda una cadena de comercialización ingeniada por su creador Mark Zuckerberg.

WhatsApp está dando señales que son de poco confiar, y recientemente hizo un cambio en su política de privacidad y usuario en la que indica de forma poco clara qué puede usar tus datos para “mejorar la experiencia publicitaria”, algo que puedes desactivar para evitar que tu información personal sea parte de un producto de comercialización.

 Concepto de “gratis” en la aplicación

Concepto de “gratis” en la aplicación

Cuando decidimos descargar WhatsApp en nuestro móviles es motivado a que todo el mundo tiene esta aplicación y por consiguiente es la más usada para que las personas puedan comunicarse entre sí.

Claro, existen otras como Telegram que poco a poco está ganando terreno y adeptos quienes encuentran en ella una sensación de seguridad ya que merma aquella que nos hace sentir como un mero producto en una vitrina.

El concepto de “gratis” en estos servicios está siendo mal entendido ya que ninguno de ellos realmente no son eso: gratis.

Cuando abres una cuenta en cualquier red social como Facebook, Instagram, Twitter o con algún servicio de correo como Gmail u Outlook ciertamente no pagas de forma monetaria por ellos, pero si lo haces al permitir que esos servicios hagan lo que quiera con tus datos.

Sí pagas, pagas con tu información personal, con tus interacciones y gustos. Con tus afinidades y por las personas que compartes. Toda esta información es compilada y comercializada por estas redes sociales y servicios con las grandes marcas para ofrecer productos y servicios.

 WhatsApp y la privacidad

WhatsApp y la privacidad

WhatsApp no es ni será nunca la excepción pues con el reciente cambio en su política de privacidad hará lo que quiera con tus datos sin importar quien seas.

Otro dato importante es que la app va más allá en cuanto a las vulnerabilidades de las conversaciones ya que tiene la capacidad de reestablecer conversaciones que así hayas borrado en el pasado.

A pesar de haber agregado un cifrado end-to-end no queda claro de cómo funciona esta opción en WhatsApp, lo que si es seguro que cualquier persona con acceso físico a tu móvil puede acceder a tu información y conversaciones lo que es una potencial violación a tu privacidad.

A tu juicio dejo la incógnita sobre la privacidad en tu vida y amén de aquella pregunta milenaria “realmente estamos solos” cabe destacar que en nuestros bolsillos tenemos el dispositivo de espionaje más perfecto y sigiloso de todos: Nuestro smartphone.

¿Te crees seguro?