Lo que debes saber para elegir buenos monitores gamings

Lo que debes saber para elegir buenos monitores gamings

No solo se trata de cualquier cosa, estamos hablando de calidad, precio y nitidez en imagen a la hora de proponernos comprar uno o varios monitores gamings, y digo varios porque por lo mínimo debes contar con dos de estos para una máxima diversión.

Pero claro, no solo este artículo se tratará de monitores gamings, hago especial mención a ellos porque, sea cual sea la tarea que desarrolles con ellos, los creados para jugadores siempre brindarán una mejor experiencia visual. Aún así, conoce a continuación qué debes tener en cuenta a la hora de elegir un buen monitor.

Monitores Gamings

Si eres un jugador empedernido, entonces tu elección será un par de monitores gaming, pero no cualquiera, ya que debes saber qué especificaciones debe tener este para que pueda funcionar correctamente y te brinde una buena experiencia durante el uso..

Puedes elegir entre un monitor de 24 o 27 pulgadas, el primero por lo general tiene una resolución común de 1080p FullHD, mientras que el segundo posee una resolución mucho más grande, hasta 1440p WQHD. Pero en el caso de que quieras alguno mucho más grande, como los monitores 4K, debes entender que a mayor resolución, más poderosa deberá ser tu tarjeta madre y por consiguiente, tu tarjeta de video o GPU.

Tipo de panel

Un problema que por ahora no tiene mayor solución es decidirse por un tipo de panel determinado, ya que no existe uno perfecto sino aquellos que se adaptan a nuestras necesidades en el momento

Los más populares, los de panel TN son bastante económicos, por eso son la primera elección de muchos, aún así, esta economía viene con un sacrificio bastante particular ya que este tipo de monitores son muy susceptibles a los cambios drásticos de color cuando son visto desde diferentes ángulos. Pero son populares entre los gamers debido a que tienen una rápida respuesta y tasa de refresco.

Los otros son los de panel VA ya que poseen un buen contraste y una reproducción de colores bastante decente y los negros son puros. Sin embargo, todo esto queda en las sombras debido a su falla de ghosting por lo que puede arruinar en gran medida las exigencias de cualquier jugador.

Aunque lo que van ganando bastante popularidad son los IPS, no por nada también van ganando camino en el mundo de la telefonía móvil. Su reproducción de color es excelente, contienen una buena escala de grises y un tremendo ángulo de visión. Su detalle más significativo es que, por ahora, no pueden igualar la respuesta rápida que tenemos en los monitores de panel TN aunque es probable que esto sea un problema que sea superado conforme avance su desarrollo.

Lo que debes tener en cuenta para comprar monitores gamings

  1. En concreto, si buscas un monitor gaming, debes asegurarte que este posea cualidades técnicas que te permita jugar de forma relativamente competitiva y fluida sin tener que sacrificar para nada de su rendimiento.
  2. Es por eso que si comprarás monitores gamings, estos deben tener una rápida respuesta más una alta tasa de refresco.
  3. También es importante que verifique los tiempos de respuestas gris a gris, esta información la aporta el fabricante por lo general así que es solo chequearla. Este tiempo es lo que te permitirá saber cuánto tarda un píxel en hacer la transición entre una y otra sombra.
  4. Lo ideal es que el tiempo de respuesta sea de 1-2 ms, aunque si consigues un monitor con un tiempo de respuesta de 4-8 ms te has sacado la lotería.
  5. En el caso de que consigas uno menor a 1-2 ms es probable que presentes problemas en cuanto a la experiencia durante al uso y-a que este hará que la transición de imágenes sea poco fluida, menos nítida y sufrirás mucho del famoso problema de ghosting.
  6. En tanto a la tasa de refresco, por lo general se requiere de 60 hz, pero esto si lo que quieres es ver videos normales a por lo menos 24 fps o realizar otras tareas que no ameritan mayor potencia.
  7. Pero en el caso de los juegos, estos monitores deben poseer una tasa de refresco de entre 120 a 144 hz tanto en el dia como en la noche respectivamente.