¿Por qué los japoneses viven tanto? Aquí te lo decimos

longevidad-de-japoneses

Estoy segura que esta pregunta ha rondado por la cabeza de muchas personas, no solamente la mía. Pasan los años y muchos ancianos de su población han vivido más de 100 años y, para el resto del mundo, es algo impresionante y casi imposible de aceptar. ¿Será algún tónico en especial lo que les permite vivir tantos años?

Si esta es una de las preguntas que en ocasiones te ha quitado el sueño, en este post te contamos cuál es el secreto mejor guardado de los japoneses para poder vivir más años que el resto.

Las mujeres japonesas son las personas más longevas del planeta, con una esperanza de vida al nacer de 87. Los hombres ocupan el 8º lugar con una esperanza de vida de 80 años, y a diferencia de otros países lo hacen con una importante calidad de vida ¿Qué hace del estilo de vida japonés el país con la mayor esperanza de vida del mundo?

La magia es la dieta

La mayoría de los expertos coinciden en que los japoneses viven tantos años debido al tipo de dieta que tienen a lo largo de su vida. Este mismo motivo les hace ser uno de los países con la tasa más baja de obesidad del mundo. A pesar de que los hombres beben con frecuencia sake y cerveza, se puede fumar en restaurantes, bares, discotecas y trabajan 13-14 horas al día, a nivel poblacional la dieta compensa estos malos hábitos.

El primer estudio, liderado por Kenji Shibuya, investigador de la Universidad de Tokio (Japón), muestra el rápido aumento de la esperanza de vida durante las décadas de 1950 y 1960, a medida que las primeras enfermedades infecciosas disminuyeron y cayó la mortalidad por infarto. La introducción de la cobertura sanitaria universal en 1961 hizo posible la igualdad de oportunidades en la promoción de la salud.  Los autores hacen hincapié en “cómo la experiencia del país puede constituir un recurso importante para la comunidad sanitaria global que trascienda las fronteras geográficas, sociales, culturales y políticas, que ayude a entender y mejorar la salud de la población en todo el mundo”.

A la dieta japonesa se la considera la otra dieta mediterránea (de hecho las españolas tienen la esperanza de vida más alta de Europa, solo superadas por las japonesas). Su pirámide de alimentos se representa en forma de peonza.

Se recomienda comer al menos 30 alimentos diferentes cada día y 5 colores en cada comida (rojo, amarillo/naranja, blanco, negro/azul y verde). Para ello una comida típica japonesa conste de muchos pequeños platitos con multitud de alimentos en pequeñas cantidades. Además del agua incluyen el té verde como bebida y el ejercicio.

Los principales responsables de los beneficios de la dieta japonesa son el arroz y las verduras ( base de la dieta de muchos países asiáticos), pero además incluye una gran cantidad de algas (verduras marinas), en especial Kombu, Wakame y Nori que aportan antioxidantes, vitaminas minerales y proteínas.

Como fuentes de proteína comen abundante pescado, sobre todo crudo y en pasta de pescado (casi cada día o más, son los mayores consumidores de pescado del mundo), proteína vegetal en forma de legumbres, tofu y cereales (azukis, tofu de soja o de sésamo y pasta) y poca cantidad de proteínas de origen cárnico. No son vegetarianos pero comen mucha menos carne que nosotros. Además beben muchos líquidos calientes en sopas de miso y té sin azúcar, incluso en verano.