Samsung revela la verdadera causa de la explosión de su Galaxy Note 7

Samsung revela la verdadera causa de la explosión de su Galaxy Note 7

Todo tipo de teoría surgieron desde que el primer Galaxy Note 7 explotó a mediado de agosto del 2016, por lo que al pasar los días el problema se iba haciendo mayor, causando daños en varias personas así como incendios en dos automóviles.

El mayor riesgo o miedo era que un evento de estos sucediera en un avión comercial en pleno vuelo, por lo que muchas aerolíneas prohibieron el uso de estos dispositivos durante el trayecto, sin embargo, algo parecido sí sucedió solo que la aeronave por suerte, no había despegado aún.

Fue ahí cuando las alarmas se encendieron aún más, por lo que Samsung no tuvo más remedio que realizar una ola de cambio de baterías con el objetivo de evitar que más dispositivo presentaron problemas.

Aún así, el problema no se aplacó por lo que el fabricante surcoreano tomó la drástica decisión de retirar todos los modelos vendidos en todo el mundo, lo que causó una pérdida de 17 mil millones de dólares, una caída extrema en la bolsa, además de el aumento en la desconfianza en la marca.

Razones de las explosiones en los Galaxy Notes 7

El año pasado, Samsung dijo que la responsabilidad caía en los proveedores de las baterías, quienes no tomaron las medidas necesarias para una óptima fabricación, según los estándares del fabricante surcoreano.

Pero este lunes, se pudo conocer el señalamiento de la empresa en cuanto a la razón de las explosiones de las baterías del Note 7, la cual radica en un mal diseño y su vez, a una mala fabricación como los causantes de los problemas de sobrecalentamiento que ocasionaron que varios dispositivos Galaxy Note 7 se incendiaran.

Según Samsung, su investigación que fue realizada por tres organizaciones independientes, determinaron lo anteriormente expuesto como causa principal de las explosiones de las baterías del Galaxy Note 7. Así lo afirmó a comienzo de esta semana.

Estos datos llegan meses después, luego de la publicación de un primer informe en la que Samsung culpó a los proveedores de las baterías, por lo que en un corto tiempo, tuvo que lidiar con dos tipos de baterías, ambas con el mismo problema.

Esto quiere decir, que las primeras baterías, aquellas que vinieron de fábrica, eran muy pequeñas para poder acomodar los componentes necesarios en su interior. Esto causó que se produjera un cortocircuito y por consiguientes las explosiones.

En las segundas baterías que corresponden a las que Samsung cambió por las primeras, su problema era originado por un defecto en el diseño además por la falta de componentes claves que ocasionaron que estas también explotaran.