2017 un año donde Samsung le apostará todo a una de sus líneas

Luego de la desaparición inminente de El Galaxy Note 7, parece que Samsung está replanteándose su plan para e venidero año ¿Y cómo no con tremenda crisis encima?

Según la información suministrada por un medio de comunicación coreano, el gigante electrónico podría centrarse en su familia Galaxy S y eliminar a la familia Note por completo.

Estrategia

Hasta ahora el lineamiento seguido por Samsung había elegido a la familia Galaxy S para abarcar la primera parte del año, mientras que la Note se presentaría pasada la mitad para afrontar ésta y los meses previos a la presentación del siguiente Galaxy S. Algo que podría cambiar, según reportó The Korean Herald, podría cambiar el año que viene, dejando a la familia Galaxy S como único cabalo de batalla.

Por ahora, más allá de la retirada del Note 7, nada indica que los Note vayan a desaparecer para siempre.

Sin lugar a duda, la desaparición total de los Notes, sería una mala noticia para sus fans. Además, según expertos señalan que su eliminación sería una muy mala idea teniendo en cuenta que no existen alternativas con un stylus y altas prestaciones de estos phablets, aunque quizás Samsung podría poner “remedio” a esto añadiendo un S-Pen al más grande la familia Galaxy S.

Por otro lado, el centrarse sólo en una línea de smartphones de gama alta permitiría a Samsung controlar y afinar mucho más los procesos de calidad para que nunca más vuelva a suceder ningún problema como el de las baterías del Note 7.

Beneficiados colaterales

Cuando un competidor cae por razones por las que Samsung lo hizo, indudablemente existirán beneficios colaterales de los competidores, en este caso Apple y Huawei, los principales beneficiados de la desaparición del Note 7.

Aún no se sabe si toda la gama Note expirará, lo que si es cierto es que los grandes ganadores de esta tragedia monumental sería la empresa estadounidense, Apple y la china Huawei, cuyos phablets se convertirían en la mejor alternativa para los ex-propietarios de un Note 7 y no quieren otro dispositivo de Samsung.

Apple, por su lado, estaría llenando sus arcas tras el desastre del Note 7. De hecho, según un analista de mercado coreano, de los 12 millones de dispositivos devueltos, entre 5 y 7 millones de ellos elegirán un terminal de Apple como reemplazo. Esto, sin duda, sería un golpe duro para Samsung, que busca mantenerse por encima de Apple en todo momento.

 

Asimismo, El otro gran beneficiado será Huawei, cuya amplia oferta de phablets, incluyendo Honor, con muy buenas especificaciones y un precio muy competitivo podría ser el arma principal para ganar aún más público. Esto se acentúa aún más si tenemos en cuenta que una de las alternativas naturales, el LG V20, aún tiene poca presencia en sus mercados.

Esperaremos a las cifras de los siguientes trimestres para saber el impacto que ha tenido tanto para Samsung como para el resto de fabricantes que tienen, al menos, un phablet en su catálogo, hasta entonces cualquier cifra que se dé es pura especulación.

Con información de The Korean Herald